Franquicias en el sector cervecero

Los apasionados dirán que no, pero tenemos que ser sinceros: la cerveza artesana es un negocio. Aunque todos tengamos en mente la idea de un producto hecho de manera tradicional, en pequeño volumen y de manera independiente, la cerveza está ahí para ser comprada, vendida y consumida – si es posible – de la manera más fresca. Como en muchos otros sectores de la economía, era inevitable la llegada de las franquicias en el mundo cervecero.

Del otro lado del océano

En Brasil, con un mercado ya más maduro que el español, el negocio Mestre-Cervejeiro.com surgió en 2004 como web de contenido y consultoría y en 2009 inauguró su primera tienda. Diez años después, ya son más de 60 esparcidas en todo el país. “Desde la primera tienda, monté el negocio con una gran preocupación de marca y ambientación de la tienda. El camino para formatear el negocio para franquicia fue algo natural”, recuerda el fundador y director de la red, Daniel Wolff.

Según él, la creación de la web y la concepción de la primera tienda surgieron con el objetivo de atender a la demanda de los clientes en saber más sobre cerveza y tener más acceso para probarlas. Algo que sólo ha aumentado con el tiempo, lo que conlleva en cierto desafío para mantener la calidad del servicio. “El desafío es diario y tenemos un equipo de soporte para orientar los franqueados tanto sobre el negocio, atención al cliente y divulgación a través del conocimiento de cerveza. No exigimos cualquier tipo de formación, pero las ganas de emprender y la ‘sed’ por aprender más sobre cerveza deben ser evidentes”.

Daniel Wolff

En un país de proporciones continentales, como Brasil, los impuestos y la logística son aspectos importantes a tener en cuenta, pero ser una red puede ayudar en esto. “Cuando hacemos acciones conjuntas de toda red, conseguimos comprar mejor que en única tienda, como fue el caso de nuestra acción de fin de año con la marca Tupiniquim, cuando conseguimos un buen precio para el consumidor y también lanzamos dos nuevas cervezas propias”.

Pero hay que estar atento a las características específicas de cada región y al perfil del consumidor. “Dentro del mercado de cervezas artesanas, el público busca diversidad y cervezas regionales. Las personas quieren consumir productos locales y para eso tenemos que variar la carta de una localidad a otra”, explica Wolff, que resalta que una franquicia no tiene por qué ser un negocio impersonal. “En mi primera tienda, yo atendía directamente a los clientes. Cada cliente que llegaba ya era habitual de la tienda, yo sabía sus gustos, su ticket medio, las novedades que él estaba esperando, y esto se replica en nuestras franquicias, es algo muy sano/saludable para el negocio.

Llegada a España

Un poco más tarde de la experiencia brasileña, la franquicia cervecera llega a España a finales de 2018, pero no en el formato para tiendas, sino en forma de bar. El pasado diciembre, la marca toledana La Sagra anunció el lanzamiento de su proyecto “La Sagrada Fábrica” que consiste en franquicias de bares donde sus cervezas serán la estrella. Es verdad que La Sagra no se encaja en la definición de la AECAI (Asociación Española de Cerveceros Artesanos Independientes) de cervecera artesana desde que fue mayoritariamente adquirida por el grupo Molson Coors, pero su nuevo proyecto prueba que la idea está ahí y debe ganar más adeptos en el futuro.

Este proyecto va a acercar el consumidor final hacia la cerveza artesanal de una forma democrática, sin que tenga que ir a tiendas o cervecerías especializadas. Que él se encuentre un local divertido donde se genere cultura cervecera es un poco el objetivo que hemos planteado con este proyecto, y creemos que sea el momento ideal”, cuenta el CEO de La Sagra, Carlos García.

La noticia fue como rastro de pólvora en la prensa y, según García, hubo mucha búsqueda de posibles franquiciados, que ahora están siendo evaluados por La Sagra y la empresa especializada en franquicias contratada para la gestión de esos negocios. “Hay una empresa que dará formación a los empleados y facilite en todos los sentidos. Aunque haya una empresa que ejecute la obra, la implementación, el modelo de negocio, sí va a haber una retroalimentación entre la fábrica y el franquiciado. Nosotros nos encargaremos de dar formación de cerveza y no formación de hostelería”.

Carlos García, fundador de La Sagra

Conforme explica el cervecero, La Sagra estará directamente muy “atenta a cómo se maneja el producto en el punto de venta, desde el servicio, la formación a los empleados y la formación de cara a los consumidores”.

De hecho, para acercar al cliente a la fábrica, los bares contarán con videowalls en que podrán ver imágenes en directo de las instalaciones de La Sagra en Toledo. “El consumidor que está tomando una cerveza La Sagra puede ver como se está trabajando de forma en vivo en la fábrica. Es un contenido visual que acerca al consumidor a como se elabora la cerveza”.

El proyecto es ambicioso. El CEO de la marca toledana espera cerrar 2019 con diez franquicias, llegando a más de 20 el próximo año. “Hay un plan de expansión bastante rápido porque es un modelo que está muy definido y tiene muy rápida ejecución. Además no conlleva, dentro del mundo de las franquicias, un alto coste a la hora de ejecutar porque no tiene cocina industrial con salida de humo, pues es sobretodo orientado a la cervecería”, explica García.

Formato del negocio

Los bares “La Sagra Fábrica” tendrán un espacio entre 100-200 m2 y exigen una inversión de alrededor de 60-70 mil euros. “Es la inversión que tiene que hacer el franquiciado para toda la instalación de decoración, de obra, de cervecería, de cocina, de mobiliario, para la implementación del local. Se prevé que tiene una facturación de alrededor de 400-500 mil euros/año, que es lo que estimamos que se podría facturar un local con este tamaño y una tasa de esfuerzo de 12%”, prevé. Además hay un royalty de 1% de publicidad, para inversiones en redes sociales, eventos, marketing directo.

En los bares, el cliente irá a encontrar entre 8 y 15 grifos y además de todo el portafolio de La Sagra y otras marcas relacionadas, así como ediciones limitadas, y también marcas invitadas. “Queremos fomentar que haya dos grifos invitados para que el cliente sepa que va a encontrar cervezas diferentes para crear cultura cervecera”, dice. 

Larissa

Periodista y beer sommelière residente en Madrid desde 2011.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete al blog

Escribe tu correo aquí para suscribir al blog y saber cuándo hay nuevas entradas.

Instagram
Something is wrong.
Instagram token error.