El consumo de cerveza en el embarazo y lactancia

Consumir bebidas alcohólicas durante el embarazo y la lactancia es un tema que siempre genera mucha duda. A lo mejor habrás escuchado que no pasa nada por tomar una copa, pero la Asociación Española de Matronas (AEM) confirma que el consumo en cualquiera de estas dos etapas puede suponer un riesgo para la salud del feto o del recién nacido y por esto ha lanzado, junto a Cerveceros de España, la campaña “Porque él bebe lo que tú bebes”.

La campaña se hace necesaria debido a la desinformación que hay sobre el tema. Según un estudio elaborado por el Centro de Medicina Materno-Fetal del Hospital Clínic y el Hospital San Joan de Déu de Barcelona, un 42% de las embarazadas consumen alcohol de manera social, lo que equivale a una copa de vino a la semana, y solamente entre un 2% y 3% de las embarazadas son conscientes de que una sola copa puede ser perjudicial.

Pero, ¿es así? Según Charo Sánchez, miembro de la AEM, “no existe ningún trimestre del embarazo donde no haya peligro para el consumo de alcohol; así como ninguna cantidad que no tenga riesgos para el bebé”. Entre los riesgos provocados por el consumo durante el embarazo, cuando el alcohol pasa directamente al feto a través de la placenta, están los daños al crecimiento de los órganos del futuro bebé o en su desarrollo cerebral y la posibilidad de desarrollar Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal.

Después del nacimiento los riesgos están relacionados a la reducción de la capacidad cognitiva, la posibilidad de desarrollar retrasos en el crecimiento, empeoramiento del razonamiento no verbal o reducción en el reflejo de bajada de la leche materna. Además, Charo explica que “el consumo de alcohol durante la lactancia puede hacer que a nuestro bebé no le guste ingerir la leche, ya que su sabor puede cambiar, por lo que estaría recibiendo un menor aporte nutricional del que necesita para desarrollarse correctamente.”

Para aquellas mujeres que están buscando un embarazo, la recomendación de Charo es “que dejen de consumir alcohol.  En los primeros meses se forman todas las estructuras principales y los órganos del feto y es la época más peligrosa”. Para aquellas que descubran el embarazo después de algunas semanas, es necesario suprimir todo el alcohol en el momento que la gestante sepa del embarazo.

La salida: cerveza 0,0

Si te encanta la cerveza y quieres seguir disfrutando de la bebida durante el embarazo o lactancia, la salida es consumir las 0,0 y no las cervezas “sin”. “Las cervezas ‘sin’ sí tienen algo de alcohol. Para ser consideradas ‘Sin alcohol’ simplemente están obligadas a tener hasta un 0,9% de alcohol. Se ha comprobado que las cervezas ‘sin alcohol’ contienen un volumen medio de alcohol de 0,7%. Las cervezas 0,0 sí son realmente cervezas sin alcohol, ya que al indicar que son 0,0, están obligados a cumplirlo. Comprobamos que efectivamente es así, así que, si no quieres tomar alcohol, debes optar por una cerveza 0,0%”.

Una de las recomendaciones de la AEM a las lactantes es que mantengan una alimentación sana y consuman mucho líquido, principalmente agua, para mantenerse hidratadas, pero “las madres también pueden decantarse por infusiones, leche o cerveza para aquellas usuarias que les guste esta bebida y que no contenga alcohol”, explica Charo, que también resalta que “es cierto que la cebada de la cerveza tiene muchos nutrientes y componentes fenólicos con poder antioxidante, siempre y cuando las mujeres en este periodo ingieran cerveza sin alcohol”.

Larissa

Periodista y beer sommelière residente en Madrid desde 2011.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete al blog

Escribe tu correo aquí para suscribir al blog y saber cuándo hay nuevas entradas.

Instagram
Something is wrong.
Instagram token error.