Visita a la fábrica de Arriaca

Son casi las once de la mañana de un sábado frío y lluvioso de febrero, pero, a pesar del clima, hay alrededor de 40 personas esperando ansiosas por el tour en la fábrica de Arriaca, en un polígono industrial ena las afueras de Guadalajara.

Dentro del mundo de las microcerveceras, Arriaca ya es una de las grandes. Así como la mayoría, los socios empezaron haciendo cervezas en casa, pero hace tres años abrieron la fábrica y, desde entonces, la producción no ha dejado de crecer, llegando a alrededor de 400 mil litros anuales.

Aún así, la demanda parece crecer a un ritmo más acelerado, especialmente después de que la Imperial Russian Stout se llevó el premio de mejor cerveza del World Beer Idol 2017, celebrado en República Checa. El resultado: la stout estuvo agotada durante unas cuantas semanas. “La mejor cerveza de World Beer Idol es un premio muy importante, no sólo porque ha ganado en su categoría, sino porque ganó el premio principal. Y eso al final es: buenas instalaciones, inversión en medios, muchísimo trabajo, muchísimo esfuerzo, mucho conocimiento y formación, materias primas de primerísima calidad y mucha pasión, cuenta el CEO de Arriaca, Jesús León.

Los visitantes parecen interesados en saber más sobre los ingredientes, el proceso de producción y en probar las birras, por supuesto! Al final del tour llega el momento de la cata y oigo comentarios como: “¡qué distinas son!”, “¡qué ricas están!”, y muchos parecen sorprendidos, de manera positiva, con las cervezas probadas.  “Lo importante es que te premie la gente bebiendo y esto es lo que hemos visto hoy en la cata, probablemente mucha de la gente nunca había probado cervezas diferentes y se lleva una experiencia y un cambio radical en su mente”, explica.

Por esto, dos de las cervezas de la marca son cervezas de “iniciación”, para aproximar al gran público. “Son cervezas muy fáciles de beber que pueden gustar a un buen número de personas y que sirven de escalón, no excesivamente elevado, para entrar en el mundo de la cerveza artesana. Y luego pasar a los otros estilos es fácil. Aquí has visto gente que nunca había probado una IPA y que sale encantada con la IPA y probablemente si se la hubieras dado en otra circunstancia y de primeras, a lo mejor hubiera provocado rechazo y alejamiento de la cerveza artesana, por esto estas cervezas más de iniciación son fundamentales”.

Revolucionando el escenario

En la visita a la fábrica, León compara la trayectoria de la cerveza en España a la del vino. Aunque el consumo de la primera sea más alto, el segundo es más conocido y valorado. “Todos tenemos algo de cultura de vino, sabemos un poco las calidades de la uva, visitamos una bodega, sabemos con qué armoniza un tinto. Pero de cerveza sabemos muy poco”, explica el CEO.

Lejos de lamentar, Arriaca adopta una postura de informar a través de jornadas de puertas abiertas, catas y eventos de maridaje

Muchos de ellos se celebran en Guadalajara y alrededores, pues Arriaca hace hincapié en la región donde está. De hecho el nombre Arriaca viene del asentamiento celtíbero que ha precedido la ciudad de Guadalajara.

León explica que el escenario cervecero español pasa por una transformación radical. “Las micro surgen en contestación a un sistema establecido, a un sector absolutamente inmovilista desde hace décadas en España. Es un movimiento que reivindica la cerveza como un producto de alta calidad organoléptica, variado, con diferentes texturas, sabores, aromas, que se puede maridar con distintos platos y un producto que en otros países del mundo tiene una valoración inmensa y que curiosamente en España, por la forma como se estableció el sector, no ocurría, cuando este país es caldo de cultivo de buen comer y buen beber”, reflexiona.

Proceso de elaboración

En la fábrica, además de las ocho cervezas de Arriaca, son producidos muchos otros estilos por cerveceros nómadas, como Freaks, Panda Beer y Jakosbland.

Arriaca también acaba de ampliar su catálogo, que ahora cuenta con una Session IPA y una Red IPA, ambas disponibles solamente en latas – algo que ya es tendencia en el mundo craft en otros países, pero que acaba a llegar a España.

León explica que los españoles todavía relacionan este envase a un producto de mala calidad, cuando la verdad es totalmente al revés. “El gran enemigo de la cerveza es la luz y con la lata eliminamos esto porque es opaca. Además, cuanto más aromática sea la cerveza, más es afectada por el oxígeno y el cierre de la lata es más hermético porque tiene cuatro barreras”.

Cerveturismo

En España, donde el enoturismo es una realidad desde hace mucho años, Arriaca apuesta por el “cerveturismo”, término que yo nunca había escuchado y que me ha gustado tanto que decidí llamar a una sección del blog así. “Hay pocos sitios en Guadalajara que turísticamente atraigan a 40/50 personas un sábado por la mañana. Te diría que no hay ningún monumento ni museo que congregue esta cantidad de gente. Casi todos los que han venido hoy son de fuera y ahora algunos van a comer en un restaurante que marida cervezas con platos. Al final se acaba generando una ruta igual que ocurre con el enoturismo”.

La verdad es que es difícil pensar en una combinación más perfecta que viajes y cervezas, ¿no? Si te pasas por Guadalajara, no olvides incluir la fábrica de Arriaca en tu itinerario.

Ps. Si bebes, ‘no conduzcas!

Ps 2. Fotos de Fernando Giménez.

Larissa

Periodista y beer sommelier residente en Madrid desde 2011.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete al blog

Escribe tu correo aquí para suscribir al blog y saber cuándo hay nuevas entradas.

Instagram
Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.