Crowdfunding cervecero en España

Una de las definiciones de cerveza artesana en Estados Unidos que también se repite en otros países está en el hecho de ser cercana a su comunidad y clientes. El eslogan “Think global, drink local” (Piensa global, bebe local) va de perlas al sector cervecero independiente también en España, donde la cercanía beneficia a todos y se hace evidente en los proyectos de crowdfunding, que no son más que iniciativas de financiación donde son los clientes los que aportan el dinero a cambio de lo que el cervecero establezca.

Uno de los precursores en promover un crowdfunding cervecero en España fue Garage, que lanzó una campaña en 2016 con el objetivo de recaudar 400 mil euros para montar una nueva fábrica en Barcelona. “Hemos conseguido medio millón de euros en 15 días. Creo que el mínimo para donar era 50 euros y hubo gente que puso casi 20 mil. Después del crowdfunding somos 228 inversores y somos como una familia, hacemos eventos aquí (en la nueva fábrica), hacemos catas en el centro, ellos nos ayudan con algunas cosas, por ejemplo, buscando bares para vender nuestra cerveza”, celebra el socio James Welsh.

James Welsh, de Garage

¿Qué gana la gente al invertir en un crowdfunding? Eso varia, pero en el caso de Garage los inversores van a recibir 6 cervezas de su producción especial al año de por vida. El resultado fue apabullante: la cervecera obtuvo la mayor ronda de equity crowdfunding (cuando se ofrece beneficios o incluso acciones) de la página Crowdcube en España hasta aquel momento.

Montseny apuesta por las latas

En España, todavía son pocas las cerveceras artesanas que enlatan sus productos, pero este número está en alza y Montseny es una de las marcas que se suma al carro. El desafío, como siempre, está en la inversión, y para esto la fábrica catalana ha decidido hacer un crowdfunding. “La inversión inicial es de alrededor de 150.000€ y con el crowdfunding de 15.000€ sólo tenemos para el diseño y la compra de las primeras latas”, explica el director, Julià Vallès.

Fábrica Montseny

La campaña, que todavía sigue abierta – puedes colaborar aquí – acepta donaciones a partir de 5€ y no hay un límite máximo. A 10 días del final del plazo, Montseny ya ha conquistado alrededor de 60% de los 15.000€ deseados. “Hemos elegido este canal para hacer participar al público en nuestro proyecto, queremos que nuestro simpatizante colabore y que sienta suya una parte de la empresa”.

Los inversores recibirán premios – que varían de acuerdo con la donación – y también pueden votar por su diseño favorito en la lata de la IPA de Montseny, que fue la cerveza elegida por la marca para ser la primera enlatada. Vallès anticipa: “La segunda será la Lupulus, nuestra cerveza rubia, pero aún no sabemos la tercera…”.

Latas Montseny

El sistema de enlatado, llamado Canning-Line, fue comprado en Canadá y llegará en agosto. “La máquina que hemos comprado tiene la dimensión acorde a nuestra producción. En nuestro país no conocemos fabricantes de máquinas de enlatar, hay alemanes o italianos pero estos hacen máquinas más grandes”. A pesar de la alta inversión inicial para ofrecer la Montseny en lata, los precios de las cervezas en lata serán similares a los de la botella, ya que los costes también lo son.

Monkey Beer, expansión de la mano de amigos

Entusiasmados con el resultado, otros cerveceros también han decidido contar con esta clase de financiación, como es el caso de la toledana Monkey Beer. “Nos parece una fórmula que encaja más con nuestra forma de ver las cosas, preferimos que sean las personas que nos apoyan las que puedan obtener beneficios mejor que dárselo a la banca”, explica la responsable de comunicación de Monkey Beer, Eva Díaz.

El objetivo era recaudar 170 mil euros para la ampliación de la fábrica, incluida la nueva maquinaria, el Monkey Bar y la ampliación de la fuerza comercial para llegar a más sitios. Los inversores podían hacer donaciones entre 100€ y 5000€, por las cuales recibirán recompensas que van desde lotes de cerveza a un catering y tour exclusivo en la fábrica para 11 personas. El objetivo fue conquistado en junio pasado dentro del plazo también en la plataforma Crowdcube gracias a la colaboración de 95 personas – el 70% de las donaciones fueron de 100€.

“El crowdfunding es una forma de llegar a más gente, de hacer que otras personas formen parte del mundo de la cerveza artesana y en nuestro caso del mundo Monkey. La aportación de capital la realizan personas normales que pueden beneficiarse de un trabajo duro y no de una institución que probablemente no sabe ni quien eres”, cuenta Díaz.

Cervecera Libre, donde tú eliges la cerveza

Las chicas de la Cervecera Libre son tan libres que para recaudar dinero para la producción de su Stout han recurrido a la economía colaborativa. “Al tratarse de una stout, debido a la alta graduación es costosa de elaborar y por otro lado suele ser un estilo que no se consume tanto como otros, por lo tanto buscamos este sistema. Sin embargo, huimos de las plataformas de crowdfunding y lo hemos querido llamar economía colaborativa, realmente se ha tratado de una pre-compra de las cervezas, como hacer una cerveza por encargo”, dice la socia Nora Arrastia.

A través de su página cuatroperras.com y de colaboraciones hechas en festivales y eventos de cerveza, las cerveceras tenían como objetivo recaudar 4.500€ en dos meses para poder costear la fabricación de mil litros de la Stout Cuatro Perras. No sólo lo han conseguido, sino que han superado la meta y ya llevan 5.270€ recaudados gracias a la preventa de la cerveza y también de las camisetas producidas especialmente para la ocasión con imágenes y frases de la feminista y anarquista Emma Goldman – puedes adquirirlas aquí, así como las cervezas.

Uno de los puntos curiosos de la campaña es que los donantes han podido participar en la toma de decisiones, como el nombre de la cerveza o los ingredientes que llevaría. “El nombre elegido ha sido Cuatro Perras y los ingredientes: cascarillas de cacao, cacao y cáscara de naranja. El cuarto ingrediente fue la vainilla y decidimos añadirle una vez estaba la cerveza en el fermentador”, enumera Arrastia.

Para ella, iniciativas como esta son muy beneficiosas por ayudar a divulgar la marca, acercar los clientes y hacer viables la producción de cervezas de calidad. “En el caso de las cerveceras nómadas, cada elaboración la tenemos que pagar íntegramente de golpe, eso nos dificulta un poco la liquidez y en el caso de recetas especiales y más limitadas no podríamos sacarlas ya que no dejamos de ser pequeñas empresas y tenemos que mantener siempre una línea de productos fijos (en nuestro caso, la loba y la lagarta) que es con la que nuestros clientes más se han fidelizado”.

Bebe y actúa local

Estos son sólo algunos de los ejemplos de financiación colaborativa en que los clientes tienen un papel central. ¿Por qué tanta gente decide colaborar de manera financiera con las fábricas de cervezas artesanas? Arriesgamos decir que por la cerveza en sí misma, pero ésta posiblemente no sea la única respuesta.

Fábrica Garage

En ferias, eventos y meet the brewers, lo que vemos es que a los consumidores les encanta esta cercanía, saber cómo es el proceso de producción, los ingredientes que lleva la cerveza, etc. ¿En qué otros sectores vemos a los clientes salir de sus casas para ir a un establecimiento, ya sea una tienda, bar o fábrica, para hablar personalmente con el fabricante? 

Además, invertir en estos crowdfundings también es una manera de defender la independencia de las pequeñas para que ellas sigan siendo cercanas. La revolución de la cerveza artesana está ahí y todos quieren ser parte de ella.

Larissa

Periodista y beer sommelier residente en Madrid desde 2011.

2 Comments
  1. Buena entrada, compañera! Solo un par de cosas discutibles, primero lo del eslogan que comentas… y es que a veces la alternativa local no está a la altura. Lo segundo es fácilmente relacionable, hablas de una marca que elabora la cerveza que le piden. Cuando haces eso tienes que estar dispuesto a aceptar tus errores y dar la cara cuando no llegas al nivel.
    Por otro lado no hablas por ejemplo de In Peccatum que va a sacar una linea de latas como Montseny y ha hecho una campaña mucho más atractiva 😉

    1. Hola, Pablo! Gracias por el comentario! Vamos a tus observaciones: 1) Efectivamente ni siempre lo que es local está a la altura. Lo que comento es que sí hay una tendencia (incluso por temas ambientales y sociales) en consumir lo que nos es cercano. Pero en ningún momento dije que la cerveza local es mejor solo por el hecho de ser local. 2) Creo que en el sector cervecero artesano hay empresas más comerciales y otras más “experimentales” (o como se quiera llamar) y, en mi opinión, es importante que sea así. Por más que nos encante, no es a toda la gente que le va a gustar una Imperial IPA o una lambic… Hay espacio para todo y incluso para las industriales. Esta no era una entrada de opinión, sino un artículo periodístico en que cada empresa tenía espacio para comentar su experiencia.. luego el consumidor que pruebe y elija si le gusta o no (y, a partir de ahí, que evalúe en qué quiere aportar su dinero). 3-Escribí a InPeccatum para que participaran en esta entrada y fueron ellos los que dijeron que lo suyo no era un crowdfunding, sino una “preventa”, por esto no les incluí en la entrada. Un saludo y a disfrutar de la buena birra.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete al blog

Escribe tu correo aquí para suscribir al blog y saber cuándo hay nuevas entradas.

Instagram
Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.